Ollas


Ollas de Acero Quirúrgico

Para todas las cocciones en general, son las ollas, más apreciadas, resistentes y convenientes. No se deforman ni desprenden residuos que se pueda mezclar con los alimentos, mejor si las ollas tienen el fondo grueso difusor que propaga uniformemente el calor y conserva la comida caliente. Son muchas las ventajas que nos aportan las ollas de acero quirúrgico, por ejemplo:

  • Su comida será sana y sin contaminación,
  • Los alimentos conservan todos sus nutrientes,
  • Tendrá bajo consumo de gas,
  • Usará menos condimentos, poca agua y poco aceite,
  • Cocido al vapor,
  • Conservan el calor, y el color de los alimentos,
  • Multiplicador de temperatura,
  • Se cocinan en pirámides o columnas,
  • Cada olla puede usarse como un horno,
  • Fondo grueso para que los alimentos no se quemen y el arroz haga concón,
  • No son porosas, no desprenden ningún residuo, no ceden a las altas temperaturas ¡son preciosas!
  • Tienen una apariencia espejosa que dura o permanece para siempre,
  • Con garantía de por vida.

Por el contrario, en las ollas de aluminio son muchos los inconvenientes que hemos encontrado; pero es nuestro deber recordarle que ellas matan los nutrientes de los alimentos, los contaminan y liberan el plomo. Además, son porosas, no cocinan al vapor, duran mucho tiempo para calentarse y por ende, gastan demasiado gas, no retienen el calor y enferman a las personas.

Recuerde que el plomo desplaza el calcio de los huesos y los dientes, es venenoso para los glóbulos rojos, riñones, órganos reproductivos, cerebro y la vía digestiva. Este afecta especialmente a los niños, aun los que no han nacido todavía. ¡Cuánto dolor y sufrimiento podemos evitarnos invirtiendo una sola vez en algo que nos representa la salud y la felicidad de la familia, y que nos durara para siempre!. ¡Debemos hacer conciencia de que por nada en el mundo debemos usar otro material para cocinar que no sea acero quirúrgico!

¿Cuánto cuesta una enfermedad para usted? No solo dinero, sino dolor, sufrimiento, tristeza y hasta la vida.

En el siglo pasado, la gente duraba menos y una persona de 50 años ya era vieja, ahora dura más y si aprovechamos los adelantos y nuevos descubrimientos, podemos durar 100 años o más, y si ya está enfermo, comience a reparar su cuerpo con alimentos sanos y con todos sus nutrientes. ¡Somos lo que comemos, de nada nos sirve ganar mucho dinero y ser rico, si no sabemos comer!

Según algunos Médicos Como:

El Dr. Levick, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, desde 1930, señala que la corrosión y erosión de la olla de aluminio va a los alimentos a través de la vía digestiva, luego a la vía circulatoria y al final se deposita en el cerebro.

El Dr. Craper Donal, de la Escuela de Medicina de Toronto señala que el aluminio es toxico al cerebro, siendo asociado con el Alzheimer.

También el Dr. Elias Abreu, coincide con esta última información en un artículo publicado el 2 de enero de 1987 en el periódico “El Nuevo Día” de Puerto Rico, relacionando el aluminio con la enfermedad de Alzheimer.

Por su parte, el Dr. Golfer V.L., señala al aluminio como “un raro veneno” que produce Toxemia, produciendo problemas gastrointestinales, ulcera perniciosas y cáncer.

Mientras que el Dr. Montes G., señala que “el aluminio en su cocina es una amenaza a su salud mental”.

Por otro lado, el Dr. Caylor R., señala que “cocinar en ollas de aluminio envejece”. Investigaciones científicas han demostrado alto nivel de este metal en personas con demencia y en envejecidos prematuramente.